BULLRICH: “LOS BARTENDERS TENDRÍAN QUE SER ESENCIALES”