¡OJO CON EL POZO DEL AMOR!

A metros de la Municipalidad hay que esquivar "el pozo del amor" un sentimiento fuerte entre el amortiguador y el elástico.

En este San Valentin, un grupo de vecinos del barrio Solier se juntaron a repartir tortitas de barro y chocolate a los amorosos conductores que esquivaban el denominado “pozo del amor”.

“Yo la verdad que siempre que agarraba este pozo lo puteaba y hoy, no sé si porque es el día de los enamorados, lo miré con más cariño y me doy cuenta que tiene forma de corazón. Es una ternurita. Ahora paso a pagar la patente a la muni y después a comprar un amortiguador. Eso sí. ¡Con mucho amor!” dijo Jorge conductor que recibió un chocolatín al caer en este cráter digno de Favaloro.